sábado, 26 de mayo de 2012

Así soy yo si no te gusta ahí tienes la puerta.

Soy la clase de persona que no se rinde fácilmente, pero que a la mínima se le echa el mundo encima, ese tipo de chica que no piensa lo que dice, de las que se arrepienten al tiempo que hablan. De las que confían plenamente en algunas personas y luego le fallan, de las que son caprichosas a mas no poder, que quieren y quieren y no paran hasta conseguirlo. Conmigo nada es fácil, me pierden los impulsos y la Coca-Cola me pone tonta. No soporto que me corrijan al hablar y odio que me digan lo que tengo que hacer. Me contradigo constantemente, me falta paciencia e ideas locas me sobran. Necesito mimos constantemente y veo cosas donde no las hay, no tengo remedio. Estoy completamente loca y eso tampoco tiene cura. 
Me gusta comprarme zapatos que luego me destrozan los pies, comprarme vestidos que luego me pongo una sola vez porque no me gusta repetir ropa, hacerme fotos a todas horas y grabar videos frikis con mis amigas. Me gusta sonreír, mostrar mi sonrisa, que se que no es la más bonita pero si la más verdadera. Soy de las que piensan que todo se arregla con ketchup, que un beso significa todo y de las que se comerían este puto mundo. También deberías saber que no soy de la generación en la que perder la virginidad esta compaginada con aprender a hacer ecuaciones de segundo grado, que sigo siendo esa estúpida niñata que sale corriendo para dar un abrazo cuando ve a alguien a quien quiere, de las que no se calla ni bajo el agua, la que se divierte con cualquier gilipollez y la que cuando se mete en su cama se pone el Ipod y se monta su estúpido mundo perfecto.
Siempre soy una buena persona, y en muchas ocasiones demasiado buena y tonta, eso sí, cuando alguien me jode puedo ser una auténtica zorra, soy rencorosa y vengativa a más no poder. Soy de las que aunque se les esté cayendo el mundo, siempre sonríen, de las que lloran hasta que se les agoten las lágrimas y se queden agusto. 
Si salimos a comer yo no pediré una ensalada, a mi no me dan miedo las calorías, no miro las etiquetas de la comida para saber cuanto voy a engordar. Soy incapaz de pasar un día sin tomar nada que no lleve chocolate y no voy a la peluquería una vez al mes para tener una maravillosa melena de barbie. No soy precisamente el modelo de hija ideal, muchas veces mi habitación esta hecha un asco, pero no provoco grandes problemas. 
Puedo llegar a tirarme en la cama y estar 2 horas pensando cosas absurdas, o simplemente volar a algún lugar por medio de mi estúpida imaginación. También suelo ser impertinente y contestona y cuando nadie me entiende me encierro en mi habitación como una niña pequeña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada